Los cinco grandes: el Parque Nacional de Tsavo Oeste

El Parque Nacional de Tsavo Oeste está situado en el sureste de Kenia, a 240 quilómetros de Nairobi. Tiene una superficie de 9.065 km2, y la carretera que une Mombasa con la capital lo separan del adyacente Tsavo Este. Ambos forman el parque nacional más grande de Kenia. Esta tierra siempre ha sido el hogar de los masáis, hasta que en 1948 fue declarado parque nacional. Por entonces, la comunidad indígena fue trasladada hasta la ciudad de Voi, otro apasionante destino que nos regala el país. El parque de Tsavo Oeste es controlado por el Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS).

Por tierra o aire, Tsavo Oeste abre sus puertas a aquellos que quieran explorarlo. Carreteras y tres pistas de aterrizaje facilitan su acceso. Y alojamientos como Ngulia Lodge o Kilaguni Lodge favorecen su estancia.

Las tierras rojas de Tsavo Oeste y Voi

Una de las características principales de Tsavo es el color de su tierra. Tiene tonos rojizos brillantes debido a los minerales de la región y algunos animales parecen adquirir esta tonalidad también en su piel. Además, está rodeado de acantilados y muros, cuyas rutas permiten a los escaladores observar la naturaleza desde las alturas. La pared rocosa de Kichwa Tembo o la Torre de Marfil son destinos que el Club de Montaña de Kenia (MCK) recurre, en Voi. Es un privilegio especial realizar esta actividad y poder acampar en la ribera del río Tsavo. Podemos ayudarte a contactar con el MCK si deseas escalar en el parque. A lo largo de la historia, las llanuras han pasado por las manos de todo tipo de civilizaciones. Desde comerciantes hasta exploradores. Al fin, después de batallar, pertenece de nuevo a aquellos que las vieron crecer. Tsavo y los keniatas se cuidan y enorgullecen al pueblo africano.

Fauna y flora, safari en la zona

Pero lo que nos interesa de verdad es la variedad de vida salvaje. El parque es muy extenso y necesitas tiempo para poder encontrar a los cinco grandes. De todas maneras, si le dedicas uno o dos días podrás apreciar lo básico del parque y ver a algunos de sus residentes. Las visitas guiadas descubren a rinocerontes negros, hipopótamos, búfalos, cebras, elefantes, leopardos y hasta el rey de la sabana. Que, se presenta al público con una leyenda en su lomo: resulta que dos leones famosos en Tsavo fueron llamados los “devoradores de hombres”, ya que en 1898 mataron a varios trabajadores y se ganaron el respeto de Kenia. Años más tarde, sus pieles y cuerpos están a disposición del público en el Museo de Historia Natural de Chicago. Se pueden ver hasta 600 especies diferentes, incluyendo aquellas amenazadas como la codorniz o el carricero común. El KWS lucha a diario para la preservación de estos animales, y poder ver especies como el cangrejo de maíz se debe a su trabajo.

Una manada de cebras en un Oasis de Mzima Springs, cerca de Voi

El ecosistema del parque se compone de praderas, matorrales, bosques de acacia, crestas rocosas y vegetación fluvial para conocer en profundidad los distintos hábitos de los seres vivos que se encuentran en él. Y si te impone la exploración a pie, siempre puedes recurrir al mirador del Cazador Furtivo, donde poder ver desde las alturas los rebaños en las llanuras. Los cinco grandes animales de África conviven en harmonía. Atentos, aguardan su momento para demostrar que quieren seguir compartiendo las riquezas del viejo continente.

Jan Jordana

Viaje Salvaje