El cañón submarino del Congo, el más grande de África

Captura de la NASA en 2012 que muestra unos 300 km del cañón submarino del Congo.
De wikipedia.org

Muy cerca de las cascadas Zongo se encuentra uno de los fenómenos naturales más espectaculares de la zona: el Cañón submarino del Congo. Se trata de uno de los cañones submarinos más grandes no solo de África, sino de todo el mundo. 

Su inicio se encuentra en el estuario del Río Congo, es decir, en la parte del río más cercana al mar. Más concretamente, en el talud continental cerca del límite marino. En sus comienzos llega a los 21 metros de profundidad, aunque en zonas más profundas alcanza los 1200 metros. Desde su inicio hasta el mar se extiende por los últimos 280 kilómetros de río, aunque una vez en el Océano Atlántico continúa aproximadamente unos 500 kilómetros más, llegando así a un total de 800. 

Historia del cañon del Congo

El Cañón submarino del Congo fue descubierto el año 1886 gracias a una ruta de cable que tenía que pasar por allí. Sin embargo, no fue hasta 1957 que se supieron más cosas de la grandeza de este fenómeno natural. En mayo de ese año el Buque de la Investigación VEMA descubrió muchos más aspectos del Cañón. Las peculiaridades están explicadas en el artículo de investigación publicado en el AAPG Bulletin el 1 de julio de 1964 (Congo Submarine Canyon) escrito por B. C. Heezen, R. J. Menzies, R. J. Schneider, W. M. Ewing y N. C. L. Granelli

En primer lugar hay que destacar que todos los datos que el equipo de investigación aportó fueron gracias a diferentes recolecciones hechas con redes de arrastre biológico. Se pudo encontrar, de esta forma, que dentro del cañón había una gran riqueza de fauna y hojas de árboles muy distintas. Además, también se pudo saber que el fondo del cañón estaba formado por los siguientes materiales: limo -que un sedimento clásico incoherente transportado en suspensión por los ríos y por el viento-, arena y restos orgánicos varios. Estas investigaciones fueron hechas en mayo de 1957, y a partir de ese momento se han estudiado en períodos del año en que el canal del río experimentaba cambios de posición y profundidad. 

Corrientes de turbidez del cañón del Congo

Una de las rarezas más importantes del cañón submarino del Congo son sus corrientes de turbidez, que son corrientes submarinos que mueven el agua de una forma muy rápida arrastrando una gran cantidad de sedimentos. En el caso del río Congo y de su cañón, se trata de los corrientes de turbidez más fuertes nunca medidos en el mundo. Esto crea “abanicos” (fan en inglés), que en el caso del río Congo es la acumulación de sedimentos más grande del mundo para cualquier sistema submarino activo. 

En los meses de la estación lluviosa, cuando el río Congo alcanza el máximo de su caudal, es cuando se producen avalanchas submarinas que se pueden propagar cientos de kilómetros y pueden durar más de una semana. Entre 1887 y 1937 el cable submarino de Luanda- Sao Thomé sez rompió unas 30 veces consecuencia de la fuerza de los corrientes de turbidez del cañón. 

El río Congo presenta importantes diferencias no solo respecto a los ríos europeos o americanos, sino también con los del continente africano. En su desembocadura el río no construye un delta, los corrientes de turbidez transportan su caudal hacia el fondo de la Cuenca de Angola.

Tshisekedi