El volcán Bisoke, patrimonio de Ruanda

Ruanda posee el Volcán Bisoke, uno de los volcanes más llamativos del país y emblema natural de consideración en África gracias a sus lagos de cráteres.

Características del volcán Bisoke

El volcán Bisoke, que pertenece a la región de Ruanda, forma parte de las montañas Virunga. Estas montañas forman una cadena volcánica que une en hilera los países de Ruanda, Congo y Uganda y que divide en dos la placa tectónica del continente africano. Hasta el volcán se llega por medio de dos parques naturales limítrofes, el Parque Nacional de Volcanes de Ruanda y el Parque Nacional del Congo Virunga. Dichos parques son conocidos como el refugio de los gorilas de montaña, tan brutales como encantadores.

Bisoke es uno de los ocho volcanes en la cordillera de las montañas Virunga. El resto son Karisimbi, Nyiragongo, Nyamuragira, Mikeno, Sabinyo, Gahinga y Muhabura. Por su parte, la mayor parte del volcán Bisoke, incluida su cumbre, se encuentra propiamente en Ruanda. El origen del nombre Bisoke proviene de que la gente del lugar lo llamase lagos que forman el cráter, que significa ‘empapado de agua’.

La cumbre del monte tiene un hermoso lago de cráter de unos 400 metros de diámetro y otro de unos 11 kilómetros. Se formaron 3.711 metros de altura después de su última erupción, en 1957. La cumbre no acumula nieve pero está cubierta de la misma.

Imagen aérea del Volcán Bisoke
Autor: Rough Guides
De Pinterest

Bisoke se creó por la acción de la grieta en el límite divergente que se forma en la grieta del este de África, que atraviesa lentamente la placa tectónica africana. Además de entre visitantes y los animales salvajes del lugar, el pico es muy popular entre los escaladores. Se puede escalar en un día desde el lado de Ruanda y la junta de desarrollo de Ruanda (RDB) lidera excursiones de dos días a él y al monte cercano.

Adrenalina para aventureros

La subida al volcán Bisoke se considera empinada pero transitable. Existen dos senderos principales, cada uno de los cuales conduce a uno de los lagos de cráter. El sendero más popular es el que conduce al lago de la cumbre. Llegar a él supone una caminata de seis horas que incluye las dos horas que descienden hasta el punto de partida. Los excursionistas experimentados pueden llegar a la cima de la montaña en cuestión de tres horas o incluso menos y regresar a la base en aproximadamente una hora.

El segundo sendero es el que conduce al segundo lago cráter de ‘ngezi’. Este es mucho más corto y se necesitan solamente unas tres horas de caminata, dos horas hasta el lago cráter y la restante para regresar. Ambos son de un día de caminata y exigen de fuerza física y un buen estado de salud. La caminata también ofrece la oportunidad de alentar a los gorilas de montaña, siguiendo al mono dorado dentro de una gama de paisajes de montaña.

El día de la caminata los excursionistas se concentran en la sede del parque en Kinigi a las siete de la mañana para asistir a una reunión informativa y se les asigna un guardaparque. Los guardaparque suelen ser nativos de los alrededores del parque nacional de los volcanes y poseen mucho conocimiento sobre las aventuras de montaña. A las ocho comienza la aventura. El guía traslada a los turistas al punto de partida y se les proporciona un equipaje entero de senderismo.

Se trata, sin duda, de una de las actividades más memorables de Ruanda y una de las más apasionantes del país que, como siempre, informamos en nuestro blog.

Fuentes: