La tierra de Koutammakou, Patrimonio de la Humanidad

Descubre los Batammariba de Koutammakou, símbolo nacional de Togo

Koutammakou ya es un lugar que se encuentra en la lista de los World Monuments Fund de 2020, una organización internacional sin fines de lucro dedicada a la preservación de sitios de arquitectura histórica y patrimonio cultural de todo el mundo. Y es que la tierra de los Batammariba presenta atracciones orgánicas y etnográficas únicas que no se encuentran en ningún otro lugar. Increíbles paisajes en las montañas, deslumbrante sol africano y una tribu con espíritu. La integración armoniosa que los Batammariba tienen con la naturaleza es digna de ovación. Fauna y flora conviven en paz, como si no importara todo lo que sucede a su alrededor. Koutammakou puede ser pequeño desde una perspectiva geográfica, pero es inmenso desde la perspectiva humana. Y es que esta extensa región montañosa de Togo se convirtió en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008.

Adulto Batammariba en Nadibo, una localidad turística de Koutammakou. Sonriente a la cámara.
Un miembro de los Batammariba en Nadoba
Autor: Antonella Sinopoli
De Flickr

El paisaje de adobe

En el corazón de África, casi llegando de otro planeta, conocemos Koutammakou, también conocida como Tammari. En un país situado entre Benín y Ghana, bañado por las aguas del Golfo de Guinea, presenta uno de los rincones más maravillosos del viejo continente. Es un auténtico privilegio que puede tener el viajero aventurero. En la zona abundan las curiosas casas de los Batammariba, llamadas Takientas. Pequeñas edificaciones de adobe y arcilla hechas a mano por los propios miembros de la tribu, que cuenta con unos 30.000 habitantes. Y es que en la región de Kara, la artesanía es un arte.

Capaces de gigantes rascacielos y casas modernas, pero también de construcciones de barro y agua que destacan por su sencillez. En ellas, viven las familias y almacenan sus alimentos. El conjunto de la vivienda comprende además del granero, un establo para las cabras y un patio para sus ceremonias. Ya que bajo un modelo cultural lleno de ingenio y creatividad, expresan la relación entre las personas y el medio en el que habitan. Una naturaleza que les proporciona la materia prima de sus propios recursos, única en África.

Casa tradicional de los Batammariba, con techo de paja, graneros y altares. También con espacio para el ganado y ceremonias rituales.
Casa tradicional con techos de paja, graneros y altares
Autor: Antonella Sinopoli
De Flickr

Pero lo realmente sorprendente, es la perpetuidad de estos páramos tan rudimentarios, tan originales. Hace ya 12 años que la UNESCO intervino en Koutammakou. Algunos pensaron que no era buena idea, que la recepción de turistas por los Batammariba (también llamados Temberma) aumentaría. Y así ha sido, pero ellos continúan con su vida. La aldea de Nadoba es la más turística. La localidad dispone de una aventura muy completa. Cabe destacar que no es posible el desarrollo de la misma sin mostrar respeto hacia su gente. Espacios ceremoniales para ritos funerarios y ancestrales, e incluso un sistema de catacumbas para los muertos. Emociones a flor de piel; ver para creer.

Una nación con espíritu

La vida espiritual en Koutammakou es esencial. Practican un estilo de vida sostenible admirado. Tienen un sistema de organización basado en clanes y rechazan todas las formas de control central. De pueblo guerrero en sus orígenes a cultivadores de algodón y ganaderos con altas creencias espirituales. Sus raíces son esenciales para poder crecer como civilización. Y es que el culto a sus antepasados es fundamental para los Batammariba. Además, practican animismo, el principio de que los objetos, lugares y criaturas poseen una esencia espiritual. La cultura Tammari es respetada especialmente por los ancianos y los jefes de la tribu. Parece que los jóvenes no siguen en su totalidad estas tradiciones. Se pierden progresivamente, ya que muy a nuestro pesar, la gente joven emigra en busca de trabajo en la gran ciudad.

A pesar de todo y a 240 quilómetros de Lome, la capital de Togo, se encuentra Koutammakou. En la región de Kare, los Batammariba acogen sin prejuicios al viajero curioso. Es ya historia de África, será historia de la humanidad.

Jan Jordana

Fuentes: links en el Google Keep de Viaje Salvaje